altitud.es.

altitud.es.

El Monte Everest: la escalada más icónica del mundo con peligros latentes en cada paso

El Monte Everest: la escalada más icónica del mundo con peligros latentes en cada paso

El Monte Everest es sin duda la montaña más icónica del mundo. Elevándose a 8.848 metros sobre el nivel del mar, es el pico más alto del mundo y una de las mayores atracciones para los montañistas de todo el mundo. Se encuentra en la cordillera del Himalaya en la frontera entre Nepal y Tibet, y cada año atrae a miles de personas que quieren desafiar sus límites y alcanzar la cima.

La primera persona en alcanzar la cima del Monte Everest fue Edmund Hillary de Nueva Zelanda y Tenzing Norgay, un sherpa nepalí, en 1953. Desde entonces, cientos de personas han alcanzado la cima, pero la escalada sigue siendo una de las hazañas más difíciles y peligrosas que un montañista puede enfrentar.

Hay varias rutas para escalar el Everest, pero la más comúnmente utilizada es la Ruta del Sur desde Nepal. La escalada comienza desde el campamento base a una altitud de 5364 metros y dura alrededor de 7 semanas. Durante el ascenso, los montañistas establecen varios campos de altura, utilizando oxígeno suplementario y equipamiento especializado. La escalada final a la cima desde el último campamento de altura puede durar entre 8 y 12 horas antes de alcanzar la cima en sí.

Sin embargo, la escalada del Monte Everest no está exenta de peligros y desafíos. A continuación, se detallan algunos de los mayores riesgos que deben enfrentar los montañistas en el camino hacia la cima.

Acumulación de basura

Uno de los mayores problemas que enfrenta el Everest es la acumulación de basura en la montaña. Con miles de personas que intentan escalar la cima cada año, el campamento base de la montaña ha sido afectado por desechos orgánicos e inorgánicos en gran cantidad. Esto incluye latas, botellas, piezas de cuerda y otros equipos que son abandonados en la ladera de la montaña. Este problema ha llevado a que la montaña sea conocida como el “vertedero más alto del mundo”. La limpieza de la basura es una tarea complicada, pero es vital para mantener la montaña y su entorno limpios.

Altitud y clima

La altitud es otro de los principales peligros a los que se enfrentan los escaladores del Everest. La falta de oxígeno en las alturas extremas de la montaña puede causar problemas de salud, incluyendo el mal de altura o la enfermedad de edema pulmonar y cerebral, que es fatal si no se trata. Además, el clima puede ser muy impredecible en la montaña, con tormentas de nieve torrenciales que pueden hacer que los escaladores queden atrapados en la montaña durante días. Las temperaturas extremadamente frías también pueden causar problemas de salud e incluso congelación en los dedos y en las extremidades del cuerpo.

Avalanchas

Otro peligro que enfrentan los escaladores son las avalanchas. Durante la temporada de escalada del Everest, el peligro de avalanchas es alto debido a la acumulación de nieve y hielo en las laderas de la montaña. En 2014, una avalancha en el campamento base del Everest mató a 16 personas. Este trágico evento destacó los peligros de la montaña, y los organizadores han intentado desde entonces tomar medidas para asegurar que tanto los montañistas como los sherpas estén a salvo.

Riesgos asociados con la escalada comercial

El Monte Everest es también el destino de una industria multimillonaria de la escalada comercial, en la cual los montañistas pagan grandes cantidades de dinero para ser guiados por expertos hasta la cima. Sin embargo, la industria ha sido criticada en algunos casos por no asegurar suficientemente la seguridad de los escaladores, así como por generar un impacto ambiental negativo en la montaña.

En conclusión

En resumen, la escalada del Monte Everest es una de las mayores hazañas que un escalador puede enfrentar. A pesar de que la cima ha sido alcanzada varias veces, todavía es un desafío emocionante y peligroso. Los montañistas deben estar preparados para enfrentar numerosos riesgos, incluyendo la acumulación de basura, la altitud, el clima y las avalanchas. Aún así, para aquellas personas que buscan un desafío extremo, el Monte Everest sigue siendo la cima por excelencia.